La traducción como herramienta facilitadora para la inclusión de lenguas indígenas

Nota de Pamela Gaido | Content Manager de Rosario Traducciones y Servicios S.A.

El 2019 fue declarado por la UNESCO como el año internacional de las lenguas indígenas, en el marco de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible. El objetivo de la iniciativa es sensibilizar a la opinión pública sobre los riesgos a los que se enfrentan estas lenguas y su valor como vehículos de la cultura, los sistemas de conocimiento y los modos de vida. En este marco, desde Rosario Traducciones y Servicios S.A., dialogamos con Cecilia Piaggio –fundadora de Latinoamérica Habla– y Eugenia Urrere –actual directora– sobre la labor que viene realizando la asociación civil creada con el fin de revitalizar las lenguas de los pueblos originarios.

¿Qué es Latinoamérica Habla?

Latinoamérica Habla es una asociación civil sin fines de lucro que funciona en la ciudad de Rosario, impulsada por el objetivo de proteger, revitalizar y digitalizar las lenguas de los pueblos originarios. Uno de sus pilares es promover la inclusión de las comunidades originarias como ciudadanos globales, respetando su cosmovisión e igualando oportunidades.

Cecilia Piaggio, su fundadora, al enterarse de la existencia de la comunidad qom en la ciudad de Rosario, decidió poner a su disposición el amplio conocimiento de la industria de la localización que ella posee, con el fin de contribuir a la inclusión de esta comunidad. “Siempre quise trabajar en un proyecto social, pero que hiciera pie en mi experiencia en la industria. Hablando con un amigo me enteré de que existe una comunidad indígena activa en Rosario, que se la conoce como toba –que fue el nombre que le dieron sus invasores– pero que en realidad es qom. La idea inicial fue aportar mi experiencia para ayudar a que esta comunidad lograra una mayor inserción”, apuntó.

Con el tiempo, el proyecto fue madurando, y según cuenta Eugenia Urrere, directora actual, “escuchar a la comunidad” fue lo que más ayudó a definir los objetivos de la institución. “Al principio hablábamos de empoderamiento, pero no es tan así porque si hay alguien que tiene clara la lucha por la identidad, la lucha por mantener su comunidad viva, son ellos mismos. La idea entonces no es empoderar, sino acercar herramientas y ser facilitadores, más que nada a nivel tecnológico”, comentó.

Lenguas indígenas: en estado crítico
Los datos que aporta la UNESCO sobre la actualidad de las lenguas son alarmantes. Existen casi siete mil lenguas en el mundo, la mayoría de ellas se considera indígena y más de la mitad corre peligro de desaparición antes de que termine el siglo. Cada catorce días muere una lengua; en los últimos diez años han desaparecido más de cien; otras cuatrocientas están en situación crítica y 51 son habladas por una sola persona. En el caso de Argentina, ya han desaparecido tres y están en riesgo otras diez.

Como indican las representantes de Latinoamérica Habla, “siempre nacen nuevas lenguas y otras van muriendo”, es un proceso que es parte de la historia del hombre. Sin embargo, con la globalización, las lenguas dominantes tienden a crecer y las minoritarias, a desaparecer. “Lo que es nuevo es la velocidad con que estas últimas se están extinguiendo. Lo que antes pasaba en cientos de años, hoy sucede en tan solo uno. De las siete mil lenguas que hay en todo el mundo, solo veinte son habladas por la mayoría de la población, el resto son lenguas minoritarias. Está muy concentrado en pocas lenguas y cada vez más hacen presión las lenguas dominantes”, apuntó Piaggio.

¿Cómo se revitaliza una lengua?
La generación de entornos para que las generaciones más jóvenes sigan hablando sus idiomas originarios es parte de la tarea que desarrolla Latinoamérica Habla. Para ello, la tecnología se presenta como un gran acelerador de dicha revitalización.

Las representantes de la asociación señalan que cuando los chicos dejan de hablar el idioma, es el primer síntoma serio de que la lengua está en peligro de extinción. “Los jóvenes dejan de hablar su lengua porque la ven obsoleta o les da vergüenza, porque es estigmatizante, o porque no le encuentran utilidad. Entonces, la idea de trabajar con tecnología sirve para que ellos, de alguna manera, vean que su lengua es moderna y que tiene sentido y uso”, apuntaron.

La experiencia qom
Latinoamérica Habla viene trabajando sostenidamente con la comunidad qom, que habita en la zona norte de Rosario. Cecilia y Eugenia definen a esta cultura como única y sorprendente, con pilares que merecen respeto y admiración. “Tienen una conexión muy fuerte con la naturaleza y se valora muchísimo a la mujer. Además, los ancianos son quienes están a cargo de transmitir el conocimiento”, señaló Cecilia.

Eugenia resalta cómo, de alguna manera, esta comunidad permanece invisibilizada para el resto de los rosarinos. “Se conoce que está el barrio toba, pero cuando decís “toba” tampoco es que hay un conocimiento general de asociar el toba con el qom. De alguna manera, nuestro objetivo es darle visibilidad y reivindicar su cultura. Creo que hay un trabajo importante hacia el criollo rosarino, en términos de convivencia, de entender el valor que tiene que haya acá, en Rosario, una comunidad preexistente, con valores y cultura propios”, remarcó.

Entre las actividades que la asociación viene llevando a cabo, se destacan un glosario en línea –donde se genera un corpus bilingüe y un análisis estadístico para la exportación de los términos más usados–, la restitución de contenidos –en colaboración con la Universidad de Texas, (EE. UU.), que cuenta con un archivo de lenguas indígenas latinoamericanas–, además de proyectos que promueven la educación bilingüe e inclusiva. Los proyectos son abiertos y están disponibles para cualquier comunidad que quiera tomarlos. “Nosotros somos facilitadores y lo que se produce es material de la comunidad, nada pertenece a la asociación”, aclaró Piaggio.

Latinoamérica Habla trabaja con un sistema de voluntariado para diferentes tareas y proyectos: traductores, desarrolladores, community managers y maestros bilingües son invitados a sumarse. Asimismo, también se convoca a empresas y organismos a colaborar con recursos.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

post